Elche manda las palma para el Domingo de Ramos al Papa, a la reina y al presidente del gobierno

Los talleres de palma blanca ultiman los detalles de cara a la procesión del Domingo de Ramos. Y como es ya tradición cada Semana Santa, desde el Huerto de San Plácido parten las palmas lisas y trenzadas que los artesanos ilicitanos confeccionan a petición del ayuntamiento para enviar a diferentes autoridades al Vaticano, Zarzuela o Moncloa. Una imagen de la virgen de la asunción corona la Palma trenzada de la reina Doña Letizia y la cruz es el elemento principal de la Palma del Papa Francisco I.

Se trata de un trabajo, que según el alcalde Carlos González, es decisivo para conservar una tradición que procede del siglo XIV y con el que se elaboran auténticas obras de arte. Además, Elche es una de las pocas ciudades en el mundo donde se trabaja la palma blanca.

Como cada año, símbolos tan característicos como la cruz, Jesucristo crucificado o la Virgen de la Asunción protagonizan estas espectaculares palmas de más de tres metros de altura. Aunque, según el artesano Francisco Serrano Valero, cada vez es más difícil su diseño para no repetir.

Serrano Valero ha señalado que es muy importante el tipo de hoja de palmera para conseguir una buena palma blanca. Ha destacado que este año ha vuelto la tradición de la palma verde a petición de muchas cofradías de Semana Santa. De esta forma, nada más cortarse de la palma, ya están listas para salir en procesión.

Las palmas blancas parten desde Elche humedecidas en agua y azufre, envueltas en plástico y dentro de un armazón de madera para que no sufran ningún daño debido a su fragilidad.